Cuando la droga y la tragedia se relacionaron con los futbolistas colombianos

Por: Sebastián Arenas
Querían ser reconocidos por su desempeño con la pelota, pero hechos delictivos se atravesaron en su camino.
Fútbol y droga, una relación que no debería existir, pero, infortunadamente, los hechos han demostrado que sigue vigente. Y ahora no solo conecta a los dueños del negocio de los narcóticos con su deseo de lavar los dineros ilícitos.

También se ven involucrados los que creíamos ídolos, los que suponíamos que se dedicaban únicamente a acariciar la pelota y no la avaricia. La reciente captura de Diego León Osorio, quien ya tenía antecedentes, es solo un caso más de los múltiples que han decepcionado a la colombiana futbolera, que constantemente presencia cómo la tragedia perfora al más popular de los deportes.

Albeiro Usuriaga

‘El Palomo’ supo volar por los aires de la idolatría en dos clubes rojos y uno verde. En América de Cali conquistó el campeonato colombiano de 1986; en Independiente de Argentina, el Clausura 1994; y en Atlético Nacional ganó dos Supercopas, una Recopa Sudamericana y la Copa Libertadores 1989. Fue asesinado el 11 de febrero de 2004 en Cali, mientras departía en un establecimiento de juegos de azar y bebidas. Un sicario se bajó de una moto en la Calle 52 con Carrera 28F y le disparó en varias ocasiones. Según la investigación oficial, se dedujo que el homicidio se debió a que el deportista sostenía una relación con la expareja de Jefferson Valdez, jefe de una banda delincuencial. (Cuando las balas cesan los sueños dibujados en forma de pelota)

Andrés Escobar

La Selección Colombia llegó al Mundial de Estados Unidos 1994 como favorita para ganar el certamen, tras el juego que deleitó al continente con la llamada ‘Generación Dorada del Fútbol Colombiano’. Ya en la cita orbital, el combinado tricolor, luego de una complicada previa en medio de amenazas y problemas internos, no cumplió con las expectativas y se fue eliminado en primera ronda, donde disputó un partido con el seleccionado anfitrión; en éste, el ‘Caballero de Wembley’ marcó un autogol. Días después, con el ambiente tenso en el país, el defensor decidió salir a una discoteca en las afueras de Medellín; allí fue baleado y perdió la vida.

Wilson Pérez

Debutó como profesional en 1985 y se dio a conocer por su calidad en la zona defensiva. Jugó en algunos de los equipos más importantes de Colombia: América de Cali, Independiente Medellín, Millonarios y Júnior de Barranquilla. Precisamente en la capital del Atlántico vivió uno de los momentos más difíciles de su vida. El 16 de octubre de 1995 fue detenido con 171 gramos de cocaína. El exfutbolista se disponía a viajar a Cali, pero fue condenado a cuatro años y dos meses de prisión.

René Higuita

El mes pasado visitó al jefe de las Farc, alias ‘Timochenko’, en la décima conferencia de esa guerrilla. No es la única polémica que ha protagonizado. En 1991, el histórico arquero de la selección Colombia, visitó en la cárcel La Catedral al extinto narcotraficante Pablo Escobar, hecho que calfició el propio Higuita como un encuentro de amistad. También estuvo preso seis meses por intermediar en un secuestro relacionado con el Cartel de Medellín.

Freddy Rincón

Su nombre fue vinculado, en 2006, con el narcotraficante Pablo Rayo Montaño, de quien habría sido testaferro. En 2007, Cuando pasaba uno de los mejores momentos de su exitosa carrera, era ídolo en Corinthians, de Brasil, el exvolante de la selección Colombia fue arrestado tras una orden de búsqueda de la Interpol. El 17 de agosto de este año se conoció que fue exonerado

Felipe Pérez

Recordado jugador de Atlético Nacional y Envigado. Fue capturado por el Bloque de Búsqueda en 1993 y condenado por ocultar en su apartamento armas y municiones del Cartel de Medellín, dirigido por Pablo Escobar. Pagó tres años de cárcel en La Modelo, de Bogotá. Tras recuperar de Libertad recibió ocho impactos de bala y murió en Medellín, en octubre de 1996.

Juan Guillermo Villa

Murió el viernes 17 de enero del 2000, en el barrio El Poblado, de Medellín. Por ese entonces era jugador de la selección Colombia juvenil y recibió 14 disparos, según las autoridades, cuando se movilizaba en su automóvil particular y unos delincuentes intentaban robarle el vehículo.

Elson Becerra

El delantero falleció baleado cuando bailaba en un establecimiento nocturno de su natal Cartagena, en 2006. El atacante es recordado por la hinchada del Deportes Tolima y se consagró campeón con la selección Colombia en la Copa América 2001.

Omar ‘Torito’ Cabañas

El exjugador de Atlético Nacional fue asesinado en febrero de 1993, en Medellín, junto a otras tres personas, entre las que se encontró a un hermano de un jefe de sicarios que había sido abatido horas en el municipio de Bello, Antioquia. Es recordado por hacer parte de la selección Colombia que se destacó en el Suramericano Sub-20 de Argentina 1998. Además, vistió la camiseta nacional en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Martín ‘Gallo’ Zapata

Fue campeón del fútbol colombiano con el Deportivo Cali en 1998 y subcampeón de la Copa Libertadores en 1999. Quien militara en Once Caldas y Atlético Nacional, fue asesinado en Cali en abril del 2006, presuntamente por asuntos pasionales.

Édison Chará

El exjugador de Once Caldas, Deportivo Pereira, Atlético Huila y Deportivo Cali falleció después de que un grupo de encapuchados le disparara en repetidas ocasiones, en octubre de 2011, en Puerto Tejada, Cauca.

Ferley Reyes

En febrero de 2014 fue asesinado el exfutbolista de Unión Magdalena. El chocoano perdió la vida tras los disparos que le propinó un sicario en una peluquería, donde el jugador se encontraba con otros compañeros de la escuadra.

Edwin Martínez

Estaba a punto de vincularse al Boyacá Chicó, cuando en 2009 fue asesinado en la localidad de Planeta Rica, Córdoba, por un grupo de sicarios.

Arley Antonio Rodríguez

Era un jugador colombiano que fue acribillado en julio de 1995, a la salida de un centro médico de Medellín. Murió al lado de su amigo Álvaro Diego Pérez.

Diego León Osorio

Fue capturado este jueves en el aeropuerto José María Córdova, de Rionegro, cuando se disponía a viajar hacía a Madrid, España, con 1,1 kilos de cocaína adheridos a sus partes íntimas con cinta. Ya tenía antecedentes; en 2002, fue arrestado en Miami cuando intentaba distribuir 35 kilos del narcótico.

Fuente: ELESPECTADOR.COM