Edificio que perteneció a Pablo Escobar se convertirá en la Secretaría de Seguridad de Medellín


Según el vicealcalde de Gobernabilidad de esa ciudad, el edificio Mónaco será sometido a adecuaciones por un valor de 3,9 millones de dólares.
por DPA – 15/04/2015 – 20:00

Uno de los edificios más emblemáticos del poder que tuvo el narcotraficante colombiano Pablo Escobar se convertirá en sede de la Secretaría de Seguridad de Medellín, informaron hoy funcionarios de la municipalidad.


Según el vicealcalde de Gobernabilidad de Medellín, Luis Fernando Suárez, el edificio Mónaco será sometido a adecuaciones por un valor de 10.000 millones de pesos (unos 3,9 millones de dólares) para que a finales de este año sea sede de la Secretaría de Seguridad y de un sistema de comunicaciones para casos de emergencia en la ciudad.

La edificación, de ocho pisos, perteneció a Escobar cuando el entonces jefe del cartel de Medellín libraba una cruenta guerra contra el Estado colombiano mediante ataques terroristas, en los años 80 y 90.

Tras ser expropiado hace algunos años a favor del Estado, el edificio fue sede de una fundación para rehabilitar a drogadictos y desde hace meses permanece deshabitado.

El edificio, ubicado en el elegante barrio de El Poblado, fue blanco de un ataque terrorista el 13 de enero de 1988 que buscaba matar a Escobar.

El ataque fue obra del cartel de Cali, archienemigo de la banda de Escobar, cuyos miembros ubicaron al frente del edificio un coche bomba que causó enormes destrozos.


La explosión afectó algunos vehículos de lujo de Escobar, quien supuestamente había salido de uno de los apartamentos del edificio poco antes del atentado. Su esposa y sus dos hijos estaban en el lugar pero no sufrieron heridas.

Lea también:   Excuñada de Pablo Escobar se desprende del pasado

Escobar, considerado en su momento como el mayor narcotraficante del mundo, estuvo implicado en el asesinato de candidatos presidenciales, jueces, policías y periodistas, además de una cantidad indeterminada de personas por los ataques con explosivos en las calles de las principales ciudades de Colombia.

La historia del cartel de Medellín se cerró en diciembre de 1993, cuando Escobar murió en una operación policial que descubrió su escondite en la casa de un barrio de clase media de esa ciudad.