Alonso Salazar habla sobre el mito de Pablo Escobar

‘Los mitos más duraderos son los de bandidos’

El autor de ‘La parábola de Pablo’ dice que enfrentar el fantasma del capo no es hacerle apología.

De 1995 a 1998, Alonso Salazar se dedicó a rastrear la vida de Pablo Escobar como un detective. Habló con otros capos, con sus matones, sus cocineros y sirvientes, con su mamá y otros familiares. Recorrió la geografía por la que se movió. Se leyó todos los archivos existentes sobre él. Corroboró todos los rumores. Luego, se dio dos años más para darle forma a su investigación.
Read More…

Pablo y los Stones

Diversas escenas hacen parte de esta muestra que ha sido el resultado de una larga investigación

¿Visitaron los Rolling Stones la hacienda Nápoles del capo de capos? El artista Luciano Denver aborda el mito desde el arte

El artista argentino Luciano Denver le metió mano al mito urbano según el cual los Rolling Stones, la agrupación de Jagger y compañía, visitó la Hacienda Nápoles, por pedido expreso de ‘El Patrón’ y el resultado es un trabajo artístico en el que Denver nos presenta escenas que abordan los íconos y la parafernalia que rodea esta historia.
Read More…

Escobar no ha muerto: Alfredo Serrano

Por: Elespectador.com
Dice que es importante darles cara a las víctimas del narcotraficante
El periodista y escritor dirige ‘Las víctimas de Pablo Escobar’, la nueva serie documental de Canal Capital, y afirma que la plataforma mafiosa que montó el capo continúa vigente.

Alfredo Serrano critica al hijo de Pablo Escobar y afirma que le debe explicaciones a la justicia colombiana.
SEGUIR LEYENDO >>

Escobar y El Espectador: Medellín en los años del horror


06 de julio de 2012 • 13:22

”Teníamos la certeza de estar haciendo una labor importante para el país y ninguno de nosotros contemplarnos siquiera la posibilidad de dejar todo por muy duro que fuera”, asegura María Cristina Arango de Tobón sobre aquella época. Foto: Juan Carlos Millán / Terra Colombia
Read More…

FBI reveló secretos de su lucha contra Escobar

Mientras en 1984 germinaban en Medellín las semillas de muerte y terror que Pablo Escobar Gaviria desató en la segunda mitad de la década, los agentes de inteligencia de Estados Unidos ya movían sus fichas desde el cuerpo de investigación del Departamento de Justicia, el FBI.
SEGUIR LEYENDO >>