La Kika, el otro del Cartel enterrado en una celda de Estados Unidos

Dandenis Muñoz acusado por la bomba del avión de Avianca paga 10 cadenas perpetuas y como Carlos Lehder le suplica al gobierno colombiano poder regresar al país

Por: agosto 18, 2015
La Kika, el otro del Cartel enterrado en una celda de Estados Unidos

Para que Dandenis Muñoz Mosquera, alias ‘La Kika’, salga de la cárcel debe morirse 10 veces y volver a nacer. Está condenado a 10 cadenas perpetuas según el veredicto del juez Johnson. Esto equivale a permanecer 160 años y un día más en un centro de reclusión de los Estados Unidos. Las cadenas perpetuas no ofrecen acuerdos, conciliaciones, ni mucho menos a rebajar un minuto de prisión. Muñoz Mosquera fue acusado de participar en el atentado terrorista del avión 203 de Avianca en 1989 en cual murieron 107 personas, entre ellos dos ciudadanos norteamericanos.

Entre el año 1995 y 2010, Muñoz Mosquera estuvo confinado en la cárcel más segura de los Estados Unidos: ADX Florence, Colorado. Según el periódico británico The Guardian, esta prisión secreta es el Alcatraz de nuestros tiempos. “Una versión limpia del infierno” título el programa 60 Minutes en una nota especial sobre la penitenciaría que, para ellos, es la más alienante del planeta. “En nuestro sistema, hay 114 centros penitenciarios. Y sólo hay una Supermax, que es ADX. Es como el Harvard del sistema” afirmó Robert Hood, ex director de la cárcel.

Dandenis Muñoz Mosquera duró 15 años sin hablar con nadie. The Guardian  cuenta que algunos presos extranjeros se dedican a rezar y a conversar solos contra la pared de su celda, esperando el eco para responderse a sí mismos, buscando que no se les olvide pronunciar las palabras de su idioma. Dandenis debió hacerlo porque no ha perdido ni un ápice de su acento paisa. Un varón. De las 24 horas del día, Muñoz Mosquera, debía estar encerrado 23. Fueron 5745 días en la misma rutina, donde se le permitía una sola hora de sol -dependiendo de la estación climática-. Esto causó que la piel del colombiano se comenzara a afectar, la dermis se le caía por pedazos.

Las comidas eran llevadas a su celda que sin pronunciar palabra los guardianes las introducían por la ranura de la puerta blindada en unos horarios insólitos: a las tres de la mañana el desayuno, a las nueve el almuerzo y a las cuatro de la tarde la comida. Las celdas de un metro veinte de ancho por dos metros de largo contienen una cama de cemento con una colchoneta, inodoro de aluminio, ducha y un entrepaño para poner las pertenencias. “Es la perfección del aislamiento, despreciable, brutal. Intentan romper el espíritu humano. Romper tu mente. Ponen a prueba la psiquis”, sentenció Garrett Linderman, uno de los pocos hombres que ha salido vivo de ADX.

Desde 1994, cuando se abrió esta prisión, han sido asesinados dos reclusos y cuatro se suicidaron, aunque es muy difícil lograr matarse. Los guardianes del sindicato federal de prisiones no quieren trabajar en dicha reclusión. Hasta 2012 había un déficit de guardias porque todos odian estar allí. En el año 2010, Dandenis, fue trasladado, por su buen comportamiento y sumisión, a una cárcel de mediana seguridad en la Costa Este de los Estados Unidos. A partir de ese momento, su mamá y familiares, después de tantos años de no hablar con él, tuvieron la oportunidad de ir a visitarlo.

carcel-kika

En esta prisión solo hay 38 reclusos, en su mayoría gente vinculada a Al Qaeda





Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish