Lady Noriega recordó cómo Pablo Escobar y las cirugías arriesgaron su vida

ladynoriegaLady Noriega habló en el programa “Se Dice de Mí” de Caracol sobre sus problemas que llegaron a arriesgar su vida. Desde los intentos de Pablo Escobar para llevarla a la cárcel de La Catedral, hasta las operaciones estéticas que pusieron en riesgo su salud fueron mencionadas en este recuerdo de su vida.

Noriega, monteriana que participó en el Reinado Nacional de Belleza en 1991, era una de las mujeres más atractivas del país cuando recibió una oferta de asociados al Cartel de Medellín: el todopoderoso Pablo Escobar quería que la visitara y participara en las fiestas que él y sus lugartenientes realizaban en la cárcel de La Catedral, en Envigado.

Consciente de las fiestas y orgías que allí se realizaban, Lady dijo que no y comenzó a recibir amenazas. Debió huir a Estados Unidos para salvarse de la furia, y volvió a Bogotá en 1993 con la muerte de “El Patrón”. Allí empezó a destacarse como actriz y cantante, y llegó a tener una relación bastante tormentosa con el futbolista Faustino Asprilla.

Durante ese período trató de combatir los efectos del paso del tiempo con cirugías estéticas. Una de esas, con el fin de corregir una cicatriz que había sufrido en una caída, fue realizada con biopolímeros que rechazó su cuerpo y le produjo una seria reacción alérgica.

Así habría comprado narco colombiano un Reinado Nacional de la Belleza

“Quedé desfigurada, con unas bolas asquerosas en la mitad de la cara”, recordó la actriz, que debió someterse a más operaciones estéticas para corregir sus efectos. “Yo sé que quedé con la cara menos femenina y eso, es algo con lo que debo afrontar”.

Solo con la colaboración de su actual esposo, el cirujano Rodolfo Chaparro, logró recuperar en parte el rostro que la hizo famosa en los años 90, y que hizo que el propio Pablo Escobar le propusiera participar en una de sus fiestas. Hoy Noriega sigue cantando y actuando, pero además aconseja a las mujeres, y sobre todo a las niñas, que afronten con calma la situación y no pongan en riesgo su salud por corregir las imperfecciones naturales.