Lara Bonilla, 30 años de impunidad

Colprensa | LA PATRIA | Bogotá larabonillaSe cumplen 30 años del asesinato del exministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, ultimado por la mafia. El crimen sigue en la impunidad. A pesar de haber sido declarado ya como un crimen de lesa humanidad, en 30 años han sido solo condenados dos autores materiales del crimen y, según su familia, ha habido un esfuerzo sistemático de no llegar a la verdad. Este camino de investigaciones le costó vida al juez Tulio Manuel Castro Gil, así como al coronel Jaime Ramírez, de los oficiales de la Policía Antinarcóticos aliados a Lara Bonilla en su lucha contra el narcotráfico. Ayer, cuando el Gobierno Nacional enalteció la memoria del exministro con una ofrenda floral y un acto simbólico sencillo, pero emotivo en la sede del Ministerio de Justicia en Bogotá, la familia del exministro les pidió a la Fiscalía y la Procuraduría que investiguen el homicidio. “Que retome el expediente, que le asigne la importancia debida. Existen elementos para darle un giro a la investigación y conocer algo de la verdad”, dijo Rodrigo Lara Restrepo, hijo el asesinado exministro y hoy representante a la Cámara electo. Lara indicó que incluso el expediente estuvo perdido. “Nosotros queremos colaborar y entregar elementos que con nuestros medios hemos podido conseguir, esperamos que tenga un fiscal dedicado con el tiempo y recursos suficientes”, insistió. Impunidad Lara Restrepo fue más allá e indicó que hay sectores que buscan la impunidad tratando de reducir la historia y los hechos al capo Pablo Escobar, “quien si bien participó; hacía parte de una organización que iba mucho más allá de él”. Lara indicó que el Cartel de Medellín tenía una estrategia política definida, que “le permitió capturar a sectores de la administración y obtener las licencias para sus aviones, sin las cuales nunca hubiera amasado una fortuna colosal”. “El Cartel de Medellín tuvo amigos en el Congreso de la República, en puestos clave de la administración. Todo el mundo conoció en los 80 quiénes fueron los congresistas cercanos al Cartel y los que intentaron desenmascarar a esa clase política fueron asesinados y empezaron con Rodrigo Lara Bonilla, con Enrique Low Murtra, Luis Carlos Galán. Muchos de esos políticos hoy gozan de una soberbia impunidad”. De acuerdo con Lara Restrepo, en este proceso judicial deben ser vinculados los hermanos Ochoa Vásquez, señalados narcotraficantes. “Ellos gozan de una soberbia impunidad, no sé si por sus apoyos políticos o porque no hay voluntad real de llegar a la verdad en este caso que, sin duda, pisaría muchos cayos”, indicó. Las avionetas De acuerdo con el electo congresista, es necesario hacer una revisión de la historia del país para no olvidar quiénes habrían supuestamente colaborado con el Cartel de Medellín. En ese sentido, Lara Restrepo trajo a colación el gigantesco complejo cocalero conocido como Tranquilandia e indicó que para poder exportar desde la mitad del Caquetá toneladas de cocaína se necesitaban avionetas. “Y esas avionetas entre 1980 y 1982 las entregó Álvaro Uribe Vélez. Sin esas avionetas el narcotráfico jamás hubiera tenido el auge que tuvo, jamás habría personas como los Ochoa Vásquez, que acumularon semejantes fortunas con las que se envalentonaron y pretendieron doblegar al Estado colombiano”, señaló. De hecho, Lara Restrepo indicó que las Farc fueron aliadas del Cartel de Medellín y que sin la existencia de Tranquilandia y de la avionetas que, según él, entregó la Aerocivil, hubiera sido distinta la entrada de las Farc en el narcotráfico. “Las Farc fueron socias del Cartel de Medellín en 1978. Las avionetas que entregó la Aerocivil fueron las que permitieron sacar esas toneladas de coca que enriquecieron a Escobar, a los Ochoa y a las Farc”, señaló.

Previous Post

Hipopótamos en fuga

Next Post

Cómo fue el vínculo entre Gabo y Pablo Escobar

ARTICULOS MAS CONSULTADOS

Translate »