Lo que no se ha dicho del piloto de Pablo Escobar y los hermanos Ochoa

Por: Nelson matta colorado | Publicado el 05 de septiembre de 2015
ELCOLOMBIANO.COM

barrysealLa película de Tom Cruise revivió la historia de Barry Seal y la familia Ochoa aclara que ninguno de sus integrantes tuvo que ver en esa muerte.

Tom Cruise nadaba a sus anchas en la piscina del hotel Intercontinental, sin percatarse de que alguien lo seguía con la mirada. Martha Nieves Ochoa, a pocos metros de distancia, sintió el deseo de acercarse al actor de Hollywood, tenía cosas para decirle, pero las reprimió.

La señora, que fue al sitio a hacer sus ejercicios de rutina, sabía que el artista estaba en Medellín para grabar una película sobre narcotráfico, que puede perjudicar más la imagen de su familia.

El filme tiene el nombre provisional de “Mena” y narra la historia de Barry Seal, un piloto de la mafia y espía estadounidense, de cuyo asesinato fueron sospechosos Fabio y Jorge Luis Ochoa, aunque nunca se los comprobaron en el estrado.

– “Tom Cruise estaba nadando tranquilo, solo, y yo con unas ganas de decirle ‘¡vea, así no es!’”, comentó Martha Nieves.

– “¿Y por qué no lo hizo?”, le pregunté, en el estudio de su apartamento de El Poblado.

– “Puesss, a ver, ¿vos creés que un guión lo van a cambiar porque una persona diga ‘ay, vea, eso no es así’. ¿Vos creés? Eso no funciona así”.

Durante mucho tiempo guardó silencio, sin embargo, la llegada del actor y el revuelo mediático que despertó la filmación, abrieron viejas heridas, principalmente en la generación de los hijos, nietos y sobrinos de la familia Ochoa. “Es por ellos que hago esto”, recalcó, refiriéndose a la conversación con un periodista.

Barry Seal, el personaje que interpretará Cruise, fue en la vida real un piloto que traficaba cocaína de los narcos colombianos a E.U., en los años 80. La CIA y la DEA lo reclutaron para infiltrar al cartel de Medellín y fue descubierto en 1984.

La prueba de su traición a los capos fueron unas fotos tomadas por cámaras secretas en un avión empleado por Seal para transportar un cargamento de droga, en las cuales aparecían Pablo Escobar, Gonzalo Rodríguez Gacha (“el Mexicano”) y soldados nicaragüenses, cargando la mercancía ilícita en un aeropuerto de Managua. Dichas imágenes fueron filtradas a la prensa por el gobierno de Ronald Reagan, quien pretendía demostrar los nexos del gobierno sandinista de Nicaragua con el narcotráfico.

Tres sicarios contratados por el cartel asesinaron a Seal en Baton Rouge, E.U. (19/2/86), cuando fungía como testigo de la DEA contra esa organización.

La agencia antidrogas sindicó en un principio a Fabio y Jorge Luis de ser los presuntos autores intelectuales, con base en testimonios de traficantes detenidos, entre ellos el expiloto Fabio Arenas y el estadounidense Max Mermelstein, autor del libro “El hombre que hizo llover coca”.

Fue Arenas quien dijo, incluso en TV, que Seal había sido amigo íntimo de los Ochoa, cuestión que Martha Nieves desmiente con una carcajada.

“En mi casa siempre hemos sido un verdadero clan, en el sentido familiar de la palabra, no peyorativo. Almorzábamos todos los días en la casa de mis papás y llevábamos los amigos. Conocíamos los amigos de todos los hermanos. Y a ese señor (Seal), nunca en la vida”.
La versión de Fabio





Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish