Miguel Rodríguez defiende a sus hijos y familiares acusados de lavado de activos

Lunes, Febrero 22, 2016 | Autor: Elpais.com.co | Colprensa
Miguel Rodríguez Orejuela, exjefe del cartel de Cali, extraditado a los estados unidos en agosto de 2005, por cargos de narcotráfico.
A 20 días de cumplir once años de haber sido extraditado a Estados Unidos, Miguel Rodríguez Orejuela reapareció ante la justicia de Colombia. El exjefe del Cartel de Cali salió en defensa de sus hijos –acusados de lavado de activos— y explicó que en su momento le cedió acciones de Drogas la Rebaja a su familia, al sentirse presionado por los atentados de Pablo Escobar, pues dijo que en cualquier momento podía ser asesinado.

“Cuando se le cedió Drogas La Rebaja a una empresa asociada a mis familiares el propósito de la venta fue evidente, porque es de público conocimiento que Pablo Escobar, desde el año 1987, me declaró una guerra a mí y al Estado”, dijo el exjefe del Cartel de Cali, en medio de un juicio que se sigue contra familiares suyos, por lavado de activos.

“Esa fue una guerra que Escobar prolongó hasta el año 1993, cuando murió. La disputa empezó porque no le aceptamos unas condiciones: él nos quería imponer cometer actos delictivos a los que no estábamos acostumbrados y que no íbamos a aceptar nunca, como era el terrorismo y la muerte de personas inocentes, ante esa negativa nos declara la guerra”, reveló Miguel Rodríguez Orejuela.

El proceso que se sigue por lavado de activos contra nueve personas relacionadas con la adquisición de Drogas la Rebaja y Laboratorios Klessfor, tras la cesión de las dos empresas por parte de Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, involucra a cinco de los hijos de los excapos del narcotráfico.

Desde mayo de 2014 Humberto, Jaime y María Alexandra Rodríguez Mondragón, hijos de Gilberto; y María Fernanda y Juan Miguel Rodríguez Arbeláez, hijos de Miguel, enfrentan un juicio por los delitos de lavado de activos y concierto para delinquir.

La Fiscalía considera que la venta de Drogas La Rebaja y Laboratorios Klessfor fue una estrategia para que los Rodríguez Orejuela siguieran administrando los dineros provenientes de las actividades que adelantaba el Cartel de Cali y así ocultar la procedencia de los activos.

En ese sentido, desde su prisión en Estados Unidos, Miguel Rodríguez Orejuela le aseguró vía satélite al juzgado Primero Especializado, que sus hijos no son testaferros del Cartel de Cali: “Señor abogado y a toda la audiencia, nosotros somos padres y nos tuvimos que presentar ante la justicia de Estados Unidos para enfrentar una pena de 30 años de prisión y vamos a terminar nuestra vida en una cárcel en Estados Unidos, pero queremos defender a nuestros hijos de esta injusticia, sabiendo que no se tienen las pruebas suficientes”.

Según el declarante, él y su hermano Gilberto les cedieron las acciones de Drogas La Rebaja a sus hijos, ante la incertidumbre de que Pablo Escobar los asesinara en la confrontación entre los carteles de Cali y Medellín.

Ante una pregunta hecha por el juez especializado, Rodríguez Orejuela le aseguró que él y sus hijos estaban “en mundos totalmente diferentes”, esto al hacer la salvedad de que su familia nunca se relacionó con el narcotráfico y posterior lavado de dineros de las actividades del Cartel de Cali.

“En absoluto, después de que la empresa fue cedida nunca hice una inyección económica (…) A ellos les pusimos una muralla de frente, la que no les permitía en absoluto hablar o relacionarse con algún tema del narcotráfico, especialmente esto con nuestros hijos”, testificó.

Miguel Rodríguez Orejuela y su hermano habrían tenido en cuenta para hacer efectiva la cesión de Drogas La Rebaja, que sus hijos habían trabajado en las droguerías desde que eran niños, “cuando ellos tenían once, doce años, ya ayudaban en las bodegas, conocían cómo era la empresa, pero estaban alejados del otro mundo”.

“Después de la venta a mis hijos, me deje de relacionar con la empresa, nosotros (Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela) éramos apenas bachilleres, mientras que ellos –sus familiares— eran personas muy capacitadas”, explicó el exjefe del Cartel de Cali.

También aclaró que la investigación en su contra por narcotráfico inició formalmente en Colombia en el año 1994, lo cual conllevó a que fuera capturado en agosto de 1995 y extraditado a Estados Unidos en 2005.

“Hasta 1994, después de que muere Pablo Escobar, es que me incluyen en una investigación por narcotráfico, en el periodo entre los años 1984 y 1988 estuve haciendo gestiones jurídicas en la Fiscalía General de la Nación, ante la dirección del DAS, y el Ministerio de Relaciones Exteriores; en ese momento era un comerciante reconocido y público, a través de una institución deportiva”.

Tras su extradición al país norteamericano, Rodríguez les explicó a los representantes de la Fiscalía y la Procuraduría que sus hijos ya no hacen parte de la Lista Clinton, y no se explica por qué las autoridades insisten en vincular a su familia en el lavado de dineros. “El gobierno de Estados Unidos ha cumplido con algunos acuerdos con nuestra familia, lo primero fue retirarlos de la Lista Clinton, por eso ante esa justicia ellos ya no son narcotraficantes, ni lavadores de activos, es extraño que en Colombia sí los hallan incluido, llevándole toda la contraría a Estados Unidos”.

Al finalizar su intervención, Rodríguez Orejuela reiteró que por el “sentimiento a su familia”, nunca habrían usado a sus hijos como testaferros. “No nos explicamos cómo llegaron a decir que nuestros hijos tenían también tres mil de sus empleados como testaferros, es una apreciación salida de los cabellos y que no tiene ningún sentido, no lo hicieron ni con mil, ni con diez”.

Save