“Popeye”, el sicario y la memoria histórica