El “Señor de los Cielos” y su herencia infernal

shadow

 

Tras la muerte de Amado Carrillo Fuentes (a) “ Señor de los Cielos”  en 1997, en una fallida operación que provocó el asesinato de los cirujanos, su narcoimperio desató luchas intestinas con muchos de sus socios acribillados a balazos y su hijo preferido, Vicente Carrillo Leyva tras las rejas, mientras sus familiares se aferran a la herencia infernal.

Después del desaparecido capo colombiano Pablo Escobar (a) “El Patrón”, la leyenda negra de “El Señor de los Cielos” es una de las más publicitados, con decenas de novelas, películas y series de televisión, por su turbulenta trayectoria en el submundo de la cocaína que sigue fascinando a los más despiadados mafiosos,  pese a que terminan en la cárcel o el cementerio.

Se ganó su extraño e irreverente apodo debido a que fue uno de los primeros en utilizar jets Boeing  para enviar toneladas de cocaína hacia Estados Unidos por lo que se convirtió en uno de los narcotraficantes más buscados por las fuerzas antidrogas de México y la DEA.




Este siniestro personaje que cumpliría 60 años en el 2016 tuvo la infortunada idea de someterse a una cirugía plástica, para cambiar de fisonomía y evadir a sus perseguidores de la policía y mafiosos rivales.

Cuatro años antes –24 de diciembre de 1993– Amado  logró salvar su vida durante un atentado a balazos cuando se encontraba con su esposa en un restaurante de Ciudad México, aparentemente perpetrado por gatilleros al servicio del extinto cártel de los Arellano Félix.

El capo falleció el 4 de julio de 1997 en una clínica particular de la capital azteca, debido a complicaciones en una operación para cambiarse el rostro, por lo que los cirujanos plásticos fueron ejecutados.

La información que se generó a través de los medios de comunicación establece que después de la operación, Amado sufrió complicaciones de salud durante la madrugada del día 4

.Por este motivo, le fue suministrado un sedante que terminó por quitarle la vida.

Meses después, los cirujanos fueron asesinados.

Dinastía de muerte

Tras la muerte de Carrillo, su hermano Vicente (a) “El Viceroy”, se hizo cargo del grupo delictivo, en alianza con el Cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín “El Chapo” Guzmán y con Ismael “El Mayo” Zambada.

Tras las consabidas disputas a balazos, la  dinastía Carrillo Fuentes logró tomar las riendas de organización con  seis hombres y dos mujeres. Cuatro varones están muertos.

Estos son Amado, Cipriano, Rodolfo y José Cruz. Los que se encuentran vivos se llaman Alberto y Vicente, este último preso este año por narcotráfico, delincuencia organizada y portación de arma de fuego.

El 11 de septiembre de 2004, Rodolfo Carrillo Fuentes, “El Niño de Oro”, fue asesinado junto con su esposa en el estacionamiento de una plaza comercial de Culiacán, por lo que la familia rompió  con el Cártel de Sinaloa y asesinò al hermano de Joaquìn Guzmán(a) “El Chapo”.


Ese fue el inicio de la Guerra de la Coca que estremeció el norte azteca con decenas de sicarios decapitados y quemados vivos.

El engreído tras las rejas

En estos menesteres surge  Vicente Carrillo Leyva (a) “El Ingeniero” ,  el hijo engreído del difunto Señor de los cielos, apresado en el  2009 por la policía azteca que lo culpa de narcotráfico internacional y lavado de activos´

Carrillo Leyva, quien presentado como uno de los tristemente célebres narcojuniors, afirma que su delito es ser el hijo del Señor de los Cielos.

Como otros mafiosos de su ·”promociòn” Vicente estudió en lujosas escuelas privadas extranjeras, en su caso en España y Suiza, presentando siempre con otra identidad para evadir a la policía que lo acusaba de estar involucrado en las operaciones del Cartel de Juárez.

Fue arrestado en 2009, fue acusado de tráfico de armas y lavado de dinero.

La captura Vicente Carrillo Leyva comprometió no solo sus operaciones sino la de su tío, especialmente porque tuvieron que enfrentar al Cartel de Sinaloa por el corredor de narcotráfico del Valle de Juárez.

 

Mientras tanto Vicente Carrillo Fuentes a  (a) “Viceroy” fue capturado en octubre de 2014 y según algunas versiones, sus hermanos menores Julio César y Juan están al mando de las actividades del cartel, una herencia de sangre y muerte del Señor de los Cielos.