Una vida llena de lujos y excentricidades

Pablo Escobar tenía una vida llena de lujos y excentricidades

Escobar fue el narcotraficante más influyente en el mundo en la década de los 80, acumuló tanto dinero que tuvo una vida llena de lujos. Conoce su historia en “Narcos” a partir del 22 de agosto a las 10PM/9C por Univision.

Pablo Emilio Escobar Gaviria fue uno de los hombres con más dinero en el mundo a finales de la década de los 80 y principios de los 90. Al día de su muerte, se decía que su fortuna estaba valuada en 25,000 millones de dólares.

Con tanto dinero los lujos y las excentricidades fueron parte de la vida del capo y de toda su familia. En el libro “Pablo Escobar, mi padre”, Juan Pablo relata algunas historias de su papá.

Juan Pablo Escobar presenta su libro: "Pablo Escobar, mi padre".
Juan Pablo Escobar presenta su libro: “Pablo Escobar, mi padre”. Getty Images

En las fiestas familiares rifaba pinturas y esculturas de famosos artistas, además en los cumpleaños de sus hijos las piñatas las rellenaba de fajos de billetes.

Si él o alguno de sus socios o familiares tenían antojo de comida en especial, aunque el lugar no estuviera en la ciudad, viajaban en avión o en helicóptero para comer y regresaban a casa.

La hacienda “Nápoles” tenía 2 pistas de aterrizaje para helicópteros, 10 casas, 3 zoológicos con animales exóticos, 1,700 empleados, 27 lagos artificiales, estatuas de dinosaurios de tamaño real, la pista de motocrós más grande de Latinoamérica y una estación de gasolina.

Hacienda "Nápoles".
Hacienda “Nápoles”. Getty Images

Victoria Eugenia Henao Vallejo ‘Tata’, la esposa de Escobar, mandaba a diseñar el uniforme de sus empleadas domésticas, además las tenía en cursos de maquillaje y peluquería para que la arreglaran diariamente.

Escobar era el propietario del edificio ‘Mónaco’ que estaba en Medellín, donde tenía un penthouse de 1,700 metros cuadrados, el cual estaba decorado por flores que eran de Bogotá y las llevaban diariamente en su avión privado.

En la celebración de Año Nuevo compraba enormes contenedores de pólvora, los cuáles valían 50 mil dólares cada uno.

A ‘Tata’ le encantaba organizar fiestas temáticas, por eso mandaba sastres y modistas a la casa de sus invitados para que les confeccionara sus disfraces.

Pablo Escobar y su esposa Victoria Eugenia Henao Vallejo 'Tata'
Pablo Escobar y su esposa Victoria Eugenia Henao Vallejo ‘Tata’ Twitter

Cuando su hijo Juan Pablo cumplió 9 años, le regaló un cofre con cartas de amor originales que Manuelita Sáenz le escribió a su pareja Simón Bolívar, además de algunas medallas del libertador.

Escobar era muy excéntrico en cuanto a su higiene personal, sus duchas podían durar hasta tres horas, se cepillaba los dientes durante 45 minutos y lo hacía con un cepillo para niños. Él mismo se cortaba el cabello y algunas veces dejaba que su esposa lo hiciera.

Los manteles de sus casas eran bordados a mano en Venecia, eran tan exclusivos y complejos que los pedidos tardaban hasta cuatro años.

Eran tantos sus ingresos, que tenía que esconder los fajos de dinero en las paredes de sus propiedades y almacénes. Tenía una pérdida del 10% porque las ratas se comían los billetes o la humedad los destruía.

Dinero escondido de Pablo Escobar
Dinero escondido de Pablo Escobar Twitter

Gastaba $2.500 dólares en ligas de goma cada mes, para ordenar los fajos de billetes.

En una ocasión su hija Manuela tuvo hipotermia, por lo cual Escobar encendió una fogata con billetes, equivalentes a dos millones de dólares para que su pequeña entrara en calor.

En 1991 fue encarcelado en ‘La Catedral’, prisión que él mismo diseñó y que contaba con lujos para sobrellevar su encierro. Esta prisión tenía una cancha de fútbol soccer, un hoyo para hacer barbacoa y varios patios.

Prisión "La Catedral".
Prisión “La Catedral”. Twitter

 por Univision.