Search Results For: griselda blanco

Griselda Blanco, tan cruel como Escobar

Semana.com / Septiembre 3,2012
Griselda Blanco mató a 250 personas incluyendo a sus maridos, trató de secuestrar a John Kennedy Jr, le puso a su hijo Michael Corleone y fue la verdadera pionera e inventora del negocio de la cocaína en el mundo. (más…)

Originalmente publicado en16 septiembre, 2020 @ 4:40 pm

Leer mas >>>

Griselda Blanco: La Reina de la coca que aún vive

10 de Abril de 2009 • Terra.com
Mucho antes que el capo de la droga Pablo Escobar fuera el narco más buscado de Colombia, una mujer de origen humilde, que tartamudeaba un poco y era pequeña y rolliza, ideó la “exportación” de cocaína a Estados Unidos y dictó cátedra entre los sicarios de los años ’70 matando a varios rivales, pistola en mano. (más…)

Originalmente publicado en16 septiembre, 2020 @ 9:02 am

Leer mas >>>

Griselda Blanco La mafiosa que le enseñó a Pablo Escobar a traficar coca

Por: eltiempo.com | 6:54 p.m. | 08 de Septiembre del 2012
A Blanco le sobreviven sus hijos Úber, Dixon y Michael Corleone y su amante Charles.
A Griselda Blanco se le atribuye haber creado la ‘industria’ nacional del narcotráfico. Una de las noches más tenebrosas que ha vivido Medellín fue la del 19 de noviembre de 1992.

(más…)

Originalmente publicado en15 septiembre, 2020 @ 10:09 am

Leer mas >>>

Griselda Blanco: La madre de Michael Corleone

JOSÉ GUARNIZO ÁLVAREZ Medellín 9 SEP 2012 –
Griselda Blanco era una leyenda del narcotráfico colombiano Desapareció del mundo hace ocho años tras cumplir una pena de cárcel en EE UU. Uno de sus enemigos la mató esta semana en una carnicería de Medellín (más…)

Originalmente publicado en5 junio, 2020 @ 7:36 am

Leer mas >>>

Griselda Blanco: La «Madrina» de la Cocaína

Fue responsable de introducir en Estados Unidos más de 300.000 toneladas de cocaína y de la muerte directa de por lo menos 250 personas durante la decada del 80 en Miami e incluso acusada de planear el secuestro de John F. Kennedy Jr.

Nacida en Colombia, en la más absoluta pobreza y luego de una dura infancia sufriendo abusos a manos de su madre alcohólica, Griselda creció siendo asaltante en Medellín y con sólo 11 años secuestró y mató de tres tiros en la cabeza a un niño. A esa misma edad también se transformó en prostituta.

Siendo una adolescente se casó con Carlos Trujillo, un falsificador de documentos de inmigracion y padre de tres de sus hijos, a quien mandó a asesinar en 1970 por una disputa de negocios tras divorciarse.

Poco después se caso con otro maleante, Alberto , traficante de cocaina. Juntos decidieron perseguir el «sueño americano» estableciendo el negocio de cocaina en Nueva York. Con una larga nómina de clientes que incluía estrellas de cine y grandes atletas, era inevitable que la emergente organización de Blanco fuera objeto de escrutinio: una investigación en conjunto de la NYPD/DEA, denominada la Operación Banshee, llevó a cabo el señalamiento de Blanco y de más de treinta de sus subordinados en una conspiración federal y les abrió cargos por drogas, en abril de 1975. En su momento fue el caso más grande de cocaína de la historia.

En 1970 estableció su imperio narcotraficante en Miami y en poco dominó ese mercado “virgen” hasta entonces.

Como Alberto Bravo, su esposo, se apropiaba parte de las ganancias, la traicionaba y entregaba a algunos de sus comandos, ella misma puso fin a la situación. Armada con sus escoltas se enfrentó a tiros con su marido tambien prevenido, en un parqueadero de Bogotá.

Griselda recibió varios tiros en el estómago pero sobrevivió a sus heridas. No ocurrió lo mismo con su marido Bravo, quien murió después de recibir un tiro en la cara. En la balacera murieron tambien 6 escoltas.

 

Con su ejercito de pistoleros, fue la en abrir el trafico masivo de cocaina en EE.UU.

Para que la respetaran, y como la reputacion es lo mas importante, sembro la violencia y el terror ejecutando a familias enteras y colegas narcos. Y, para mantenerse en el poder, mando a matar acreedores y lavadores de dinero.

El mensaje era claro: paga o muere.

Cualquier lugar de Miami era propicio para el caos; con su ejercito de pandilleros armados hasta los dientes atacaban en aeropuertos, licorerias, restaurantes y hasta comisarias.

En poco tiempo convirtio a Miami en la ciudad mas peligrosa de Estados Unidos.

En julio de 1979, la Madrina mando ejecutar a enemigos en un conocido mall; a este hecho se lo conocio como La Masacre de Dadeland.

 

La leyenda macabra de Griselda Blanco crecia con cada venganza de la mafia, pero ella no solo ocupaba a sus sicarios para asuntos de negocios sino tambien personales.

Pronto vendria otro marido: Dario Sepulveda, sicario, quien seria el padre de su cuarto hijo a quien llamo Michael Corleone, en honor al personaje de Al Pacino en «El Padrino», pelicula que le encantaba a «La Madrina».

Pocos años después, Griselda y Sepulveda se separan, dando inicio a una intensa pelea por la tenencia de Michael Corleone. Finalmente, el niño se queda con Griselda. La situación, lejos de solucionarse se termina de complicar cuando en una de las visitas pautadas, Sepulveda secuestra a su hijo y se lo lleva a Colombia. Como resultado de esto Sepulveda es asesinado en Colombia por policías contratados por «La Madrina».

En 1982, empezo la persecucion de Chucho Castro, uno de sus amantes, que se habia escapado temeroso de terminar en el cementerio. Pero los pistoleros secuestraron al hijo de Chucho y el hombre tuvo que regresar, hasta que la Madrina se canso de sus lamentos y también lo mando a matar.

Finalmente, en 1985 fue arrestada y un tribunal de Estados Unidos la condenó a 20 años de cárcel, pero le asignaron una prisión de baja seguridad, F.C.I. Dublin, y desde allí siguió delinquiendo.

 

Charles Cosby, un modesto vendedor de cocaina en las calles, relata que en un principio fascinado por el prestigio que emanaba de la gran Madrina, se propuso ir a visitarla. Ella lo recibió encantada y todo terminó en un encuentro sexual apasionado.

Al día siguiente, una mujer latinamericana tocó a su puerta y le entregó 50 kilos de cocaina, debidamente empaquetados en dósis para la venta, de parte de Griselda.

Se inició un romance con visita conyugal semanal, previo el pago de 1.500 dólares que hacia Griselda al guardián de turno.

 

Algunos meses después, Cosby para no ser condenado negoció con las autoridades, para ser testigo de cargo e informador y así denunció como Griselda, desde la prisión, manejaba un intento de secuestro, que fracasó, del hijo de John Fitzgerald Kennedy.

Durante el tiempo de su encarcelamiento, fueron asesinados tres de sus hijos por enfrentamientos entre bandas en Colombia, y más de 200 narcotraficantes rivales fueron desaparecidos por sus órdenes.

En 2004 se dió por terminada su pena y fue deportada a Colombia, donde ha sido vista en Bogotá.

La célebre Griselda Blanco, «La Madrina» del narcotráfico, acusada de asesinar a tres maridos y a más de 200 competidores de su negocio, y quien sacrificó a tres de sus hijos mezclados en sus actividades, vive sin ser identificada.

Sólo queda vivo su hijo menor, Michael Sepulveda Blanco (Michael Corleone), quien en la actualidad tiene 31 años, vive en Miami, se dedica a la música y posee su propio sello discografico.

La última foto conocida de Griselda fue tomada en Bogotá en 2007:

 

Originalmente publicado en25 agosto, 2020 @ 8:15 am

Leer mas >>>
griselda_blanco_1

Griselda Blanco – La Dama De La Mafia


Por Ethan Brown /Revista  Don Juan  de Octubre de 2008.
La leyenda de Griselda Blanco nació en un caluroso día de primavera de 1975 cuando su jet privado tocó tierra en el aeropuerto de Bogotá después de dos horas y media de vuelo desde Miami. (más…)

Originalmente publicado en24 agosto, 2020 @ 11:30 pm

Leer mas >>>

Griselda Blanco: Hasta nunca y gracias por la coca

Griselda Blanco (más conocida como la Madrina, la Viuda Negra, la Vaquera de la Cocaína o la Reina de la Coca) fue asesinada en la puerta de una carnicería en Medellín, Colombia, a las 3 de la tarde del lunes, cuando dos hombres en motocicleta le pegaron dos tiros en la cabeza con un revólver. Es harto probable que esto haya sido consecuencia de las muchas personas a las que asesinó despiadadamente en los 70 y 80. Griselda, además de traficar toneladas de cocaína desde Colombia a Estados Unidos y acumular con ello una fortuna que haría que los millonarios del “punto com” se sonrojaran, es la supuesta responsable de ordenar 200 asesinatos en Colombia, Florida, Nueva York y California.

 

Lista de víctimas de la organización de Griselda Blanco de la policía del condado de Miami-Dade.

Durante décadas, las fuerzas policiales y los medios han señalado a Blanco como la primera en utilizar la técnica de asesinos motorizados sobre dos ruedas en Colombia e importarla al sur de Florida, donde se usaba a diestro y siniestro. La policía dice que fue la gran responsable de convertir Miami en la capital del asesinato de los EEUU en los años 80.

Sus siniestras hazañas quedaron inmortalizadas en dos documentales: Cocaine Cowboys(2006) and Cocaine Cowboys II: Hustling with the Godmother (2008).  (Se pueden adquirir haciendo clic en los links).

Nacida entre la pobreza de las montañas de Medellín —igual que su amigo de la infancia Pablo Escobar— creció durante La Violencia, la cruda guerra civil colombiana, y no tardó mucho en involucrarse en el negocio de los homicidios. Dice la leyenda que a los 11 años secuestró a un niño y pidió un rescate. Cuando los adinerados padres del niño se negaron a pagar, lo mató.

Más tarde, años de prostitución y falsificaciones precedieron a una serie de, digamos, matrimonios fallidos. El apodo Viuda Negra se lo ganó por el asesinato (o el pago por el asesinato) de varios esposos. Su relación con estos hombres, su notorio temperamento y su temprana relación con Escobar fue lo que le dio ciertas ventajas en un mundo dominado por hombres.


Miami News, 21 de Junio, 1972


Miami News, 30 de Junio, 1973

Blanco utilizó su intuición femenina en su beneficio. Abrió una fábrica de ropa interior para mujer en Colombia y fabricó prendas con compartimentos secretos para que las mulas pudieran pasar la coca a Estados Unidos como pasajeras en vuelos comerciales.


Miami News, 4 de Junio, 1976

En los años setenta ya se había instalado en Queens, Nueva York, como una importante contrabandista. Supuestamente, fue ella quien urdió un plan en 1976 para transportar al menos seis kilos de coca a Miami en el buque Gloria, enviado por el gobierno de Colombia para conmemorar el bicentenario de Estados Unidos en una carrera hacia el puerto de Nueva York. Una metáfora de la invasión de coca colombiana que azotaría a Estados Unidos en la década siguiente..

En 1975, Blanco estuvo entre los demandados durante el primer gran caso federal por tráfico de drogas (en el distrito sur de Nueva York). Poco tiempo después, ya como fugitiva, huyó a Miami, donde su negocio prosperó de tal manera que se hizo multimillonaria. Para amasar su fortuna, mató a MUCHAS personas. Los medios comparan a Florida con Dodge City y con Chicago durante la prohibición. Blanco estaba detrás de asesinatos cometidos a plena luz del día en centros comerciales, y también fue responsable de un ataque a un capo de la droga rival con una bayoneta mientras bajaba de su avión en el aeropuerto de Miami.

Durante todo este tiempo, el 25% de los cuerpos que llegaban a la morgue tenían heridas de armas automáticas, y había tantos cadáveres que el médico forense se vio obligado a alquilar una camioneta refrigerada de un Burger King local para almacenar el exceso de cuerpos.

Después de las sangrientas Guerras de la Coca en Miami, Blanco huyó a California, donde finalmente fue arrestada por el agente de la DEA Bob Palumbo, quien llevaba diez años detrás de ella.

Jorge ‘Rivi’ Ayala

Cumplió su sentencia por tráfico de drogas en una prisión en Dublin, California, mientras el sargento de Miami-Dade, Al Singleton y su equipo de intocables, CENTAC 26, se apresuraba para presentar un caso por asesinato contra ella. Encontraron su caso en Jorge Rivi Ayala, un apuesto agente colombiano criado en Estados Unidos y en su momento el asesino favorito de Griselda. Como dijera Singleton, “Griselda era nuestra John Gotti. y Rivi nuestro Sammy ‘El Toro‘ Gravano”.

Mientras tanto, Blanco, supuestamente, tramaba su fuga con la ayuda de unos matones que deberían secuestrar a JFK Jr. en Manhattan y exigir a cambio la libertad de aquella.

En 1994, antes de poder poner en acción su plan maestro, Singleton visitó a Blanco en la prisión de Dublin acompañado de un pequeño convoy. Ella debió asumir que estaban con la INS (Servicio de Inmigración y Naturalización) porque no fue hasta que estuvo en el coche cuando preguntó a dónde se dirigían. Los agentes le dijeron que la estaban extraditando al condado de Miami-Dade, donde sería acusada de tres asesinatos en primer grado. Cada sentencia podía conducir a la pena de muerte. Vomitó en el coche.

Por suerte para ella, su querido amigo y aliado, el mismo hombre que había presentado el caso de asesinato en su contra, lo desmontó. Demasiado elegante como para que no se le resistiesen ni las secretarias del Fiscal General del Estado de Miami, Rivi (quien actualmente cumple tres cadenas perpetuas en una prisión de Florida) estuvo implicado en un escándalo de “sexo telefónico” que humilló tanto a la fiscal Katherine Fernandez Rundle que esta prefirió pactar con la Madrina y evitar pasar más vergüenza.

En 1998, Blanco se declaró culpable de tres asesinatos en segundo grado y cumplió una condena de 20 años. Mientras estaba en prisión, dos de sus cuatro hijos fueron asesinados en Colombia. En 2004 era libre de nuevo.

Blanco salió de prisión en Florida y fue deportada a Colombia, donde vivió cómoda y tranquilamente en un vecindario de Medellín que algunos describen como el «Bel Air colombiano», una comunidad cerrada y exclusiva con sus propios guardias armados.

A pesar de recibir dos tiros en la cabeza hace unos días, Blanco fue, en muchos sentidos, una superviviente. Sobrevivió a las Guerras de la Coca, esquivó a las autoridades estadounidenses durante años, cumplió su condena, sobrevivió a Pablo Escobar, a los cárteles y, al final, murió siendo libre. O tan libre como una mujer como Griselda Blanco podía ser.

La sobreviven sus hijos Dixon Trujillo, supuestamente residente en Colombia, y Michael Corleone Sepúlveda, que vivía en Miami hasta las recientes acusaciones en su contra por tráfico de coca. También la sobreviven cientos (quizá miles) de familiares y seres queridos de sus víctimas; uno de ellos aún mantenía vivo ese rencor que culminó en la puerta de una carnicería de Medellín.

Billy Corben es el coproductor y director de Cocaine CowboysThe Uy próximamente  Brokefor ESPN 30 for 30 Vol. II, aentre otras películas. También dirige The Billy Pulpit.

carcel de la catedral de pablo escobar15
« de 59 »

Originalmente publicado en14 agosto, 2020 @ 5:55 pm

Leer mas >>>

Tan cruel como Escobar: ¿quién era Griselda Blanco?

Tan cruel como Escobar: ¿quién era Griselda Blanco, la viuda de la mafia que Sofía Vergara interpretará para Netflix?

Ni la más espectacular serie habría podido inventar un guion con tanto poder, tanta traición y tanto sexo como fue la vida de esta narcotraficante colombiana.
  Griselda fue llamada La Viuda Negra porque asesinó a dos de sus maridos. Era tan extravagante que alcanzó a tener un anillo de Eva Perón, una vajilla robada a la reina Isabel y más de 300 pares de zapatos.Griselda fue llamada La Viuda Negra porque asesinó a dos de sus maridos. Era tan extravagante que alcanzó a tener un anillo de Eva Perón, una vajilla robada a la reina Isabel y más de 300 pares de zapatos. – Foto: Archivo particular

En 2012 muchos se sorprendieron con la muerte de Griselda Blanco. Quienes no la conocían, pues había sido famosa hace muchos años, no podían creer que una colombiana tuviera un prontuario digno de Vito Corleone: dueña de la mafia en Miami, asesina inmisericorde, ‘verdugo’ de sus amantes. Tampoco era claro para muchos que libros como “Las mujeres más perversas de la historia” la incluyeran al lado de Cleopatra, María Tudor y Catalina la Grande, ni que miembros de la DEA declararan que ella era la criminal más fascinante que esa organización persiguió en el siglo XX.

Quienes la conocían se asombraron de algo muy diferente: que todavía estuviera viva. Había salido de circulación cuando fue condenada en Estados Unidos en 1985 a 20 años de cárcel y cuando matrona y peliblanca había sido deportada a Colombia en 2004, desapareció inmediatamente y nadie sabía de su paradero.

Como el negocio del narcotráfico es, ante todo, machista, y los protagonistas por lo general son hombres jóvenes, desconcertó el asesinato en manos de sicarios en moto de lo que parecía una abuelita de 70 años. Ni la más espectacular serie de mafia gringa hubiera podido inventarse un guion con tanto poder, tanta traición y tanto sexo como fue la vida de Griselda Blanco.

Era tal su fascinación por el cruel mundo de la mafia que por la película El padrino se refería a sí misma como la ‘Madrina’ y bautizó a su hijo como Michael Corleone.

Su perro pastor alemán se llamaba Hitler. Con ese carácter, y a punta de lo que muchos llaman “malicia indígena”, Blanco levantó un imperio que alcanzó a mover miles de millones de dólares, a emplear a más de 1.500 traficantes, a planear el secuestro de John Kennedy Jr., a iniciar a Pablo Escobar en el negocio de la droga en Estados Unidos, a ser responsable de cerca de 250 asesinatos y a poner en jaque a la DEA. Tanto que el narcotraficante Max Merlmestein dice en su libro El hombre que vio llover coca que “si Griselda Blanco no hubiese existido, no habría habido guerras de cocaína”.

Si su prontuario criminal fue convulsionado, su vida personal lo fue aún más. Su madre, Ana Lucía Restrepo, era la criada de una finca en Cartagena, pero fue despedida cuando quedó embarazada de su patrón. Por eso, ambas pasaron muchas necesidades y tuvieron que irse a vivir a las comunas de Medellín, donde Griselda se convirtió en carterista profesional a sus escasos 11 años.

Como robar no era tan rentable, a un grupo de amigos se le ocurrió secuestrar a un niño adinerado, de 10 años. Lo llevaron a la comuna y lo dejaron amarrado. Cuando vieron que no podían sacar fácilmente la recompensa que querían, los demás le pidieron a Griselda que lo matara. A pesar de que tenían casi la misma edad, ella le dio un tiro en la frente. Fue su primera víctima. Se fue de su casa a los 14 años luego de una brutal pelea con su mamá y años después se casó con Carlos Trujillo, un delincuente especializado en falsificar visas a Estados Unidos, con el que tuvo tres hijos.

Cuando este murió de una cirrosis, ella se adueñó del negocio y se fue a vivir con su amante, Alberto Bravo, sin experimentar mayor duelo. “Más que el amor, a Griselda la movía el interés”, cuenta Susana Castellanos en el libro Las mujeres más perversas de la historia. Alberto era un hombre más ambicioso y por eso juntos comenzaron en Nueva York sus pinitos en el incipiente negocio de la coca.

En poco tiempo, la ‘Madrina’ era ya el contacto ineludible para cualquier narco colombiano que quisiera expandir sus redes a Estados Unidos. A Alberto lo mató en Medellín en un tiroteo de película, porque desconfiaba de cómo manejaba las ganancias. Ella le dio varios tiros en la cabeza y él uno en el estómago. Griselda se salvó de milagro y luego se casó con su amante, Darío Sepúlveda, a quien también mató. Desde ahí la llaman la ‘Viuda negra’.

Griselda Blanco con sus hijos. A la izquierda, Michael Corleone, a quien le puso así por la película de “El padrino”.

La forma como se deshizo de Sepúlveda, el papá de su hijo Michael Corleone, es mucho más trágica. La pareja se había separado porque no estaban de acuerdo con la manera de educar al niño de apenas 4 años. La ‘Madrina’ no lo dejaba ir a la escuela, pues quería que solo se formara en el negocio de la familia. Por eso, el papá huyó con él a Colombia. Griselda tenía una obsesión por sus hijos, casi enfermiza. Tanto que uno de sus peores crímenes, el asesinato de Johnny Castro, un bebé de 2 años, fue ordenado porque el padre de Johnny le dio una patada a uno de sus retoños. El sicario falló en el tiro y mató al bebé que iba con él. Cuando Griselda se enteró “dijo que estaba contenta, que estaban a mano”, relató un narco al diario Miami Herald.

La suerte de Sepúlveda fue por el estilo. Griselda desplegó un operativo para recuperar a Michael. La Policía lo detuvo en Medellín y este, temiendo repetir la historia de Castro, salió corriendo para que su hijo no fuera víctima de los tiros que venían. Terminó baleado por la espalda. “El pequeño Michael corrió hacia el cuerpo destrozado de su padre y lo abrazó, pero ya era tarde. Darío estaba muerto”, cuenta Merlmestein.

Se rumoró que el soborno a la Policía y a las autoridades de inmigración para recuperar a Michael costó varios millones de dólares. A pesar de estos episodios y de que Griselda revolucionó el negocio de la coca, en un principio las autoridades no se habían percatado de su existencia. La ‘Madrina’ había logrado algunas innovaciones que la mantenían a salvo de la justicia. Para que las mulas no fueran detectadas diseñó tacones y brasieres con compartimentos secretos.

Sus técnicas para llenar a Miami del polvo blanco eran tan osadas que, según Richard Smitten, autor del libro La viuda negraen 1976, en los 200 años de la independencia de Estados Unidos, metió en los revestimientos interiores del buque Gloria que asistía a esa celebración 1.000 kilos de cocaína avaluados en más de 40 millones de dólares. El diario The Sun reveló que también fue ella la que metió la cocaína al Reino Unido.

Hay tres episodios de su vida que cambiaron ese anonimato. El más publicitado fue el asesinato en 1979 de dos narcotraficantes en un centro comercial en Miami. Este desencadenó allí una guerra entre bandas al estilo de Scarface, que puso a esa paradisiaca ciudad como sede de la mafia en el mundo. Los otros dos son más íntimos, pero fueron los que permitieron capturarla. Griselda rompió una de las reglas de oro del tráfico de la cocaína: el que la negocia no la consume.

La mujer se volvió adicta y cuando se drogaba contaba orgullosa los detalles de sus crímenes. Apenas la DEA empezó a apretar al cartel de Medellín, muchos narcos intercambiaron esas historias por beneficios judiciales. Por último, estaba el factor venganza. El sobrino de su primer exmarido asesinado empezó a buscarla con francotiradores para matarla. Así, a la Policía le quedó más fácil seguirle el rastro.

Acosada por la cacería que las fuerzas legales e ilegales habían montado con ella como presa, se fue de Miami y se instaló en una modesta casa en California. En la madrugada del 10 de febrero de 1985 la DEA la capturó allí. Estaba con su mamá y con su hijo Michael Corleone. Su prontuario daba para pena de muerte o cadena perpetua, pero el juicio sufrió un revés.

El principal testigo del caso, su exguardaespaldas Jorge Rivi Ayala, confesó haber tenido conversaciones sexuales con miembros de la Fiscalía. Las declaraciones de Ayala perdieron credibilidad y Griselda fue condenada a 20 años de prisión. Los medios registraron que había caído la ‘Reina de la cocaína’, pero se equivocaron.

La ‘Madrina’ siguió con el negocio desde prisión por medio de su amante, Charles Cosby. Se habían conocido de una manera particular. Él, un delincuente menor que la consideraba su ídolo, le mandaba decenas de cartas de admiración a la cárcel. Griselda lo mandó llamar y apenas lo vio le dio un beso en la boca. Pronto Cosby se volvió millonario dirigiendo esa industria. En 1994, cuando Griselda se enteró de que la justicia gringa seguía buscando testigos contra ella, le propuso a Cosby dar el golpe de sus vidas: secuestrar al hijo del presidente John F. Kennedy, John Jr.

Ella creía que teniendo en su poder al delfín iba a lograr negociar con la Fiscalía un trato más favorable que la dejara libre. Cuando Cosby le dijo que el plan era una locura, Blanco lo acusó de traidor. Muerto del susto, Cosby envió un equipo de secuestradores a Nueva York en busca de John Jr. Para darse tiempo tomó un avión a la Florida, se entregó a la justicia y declaró contra ella. El secuestro nunca se produjo. Desde allí fue muy poco lo que supo de Blanco, aunque por los testimonios de narcos capturados se comenzaron a revelar historias increíbles. Se dijo que tenía un joyero avaluado en más de 10 millones de dólares (entre ellos un diamante rosado de 25 quilates que fue de Eva Perón), que en su ajuar había más de 300 pares de zapatos y que tomaba té en una vajilla que fue de la reina Isabel. También que andaba siempre en varias limusinas negras o en lujosos Ferraris con un grupo de pistoleros que no la dejaban sola porque nunca aprendió a manejar, ni a leer ni a escribir.

Sus excompañeros contaron que su casa era una especie de templo dentro de la mafia de Miami, en donde no solo se realizaban fiestas con orgías sexuales, sino que se bendecía la mercancía. Antes de despachar un cargamento ellos solían frotar una estatua de la ‘Madrina’ que les garantizaba la suerte. También se supo que no había nada que le sacara más la piedra a que la llamaran gorda. Según el libro de Mermelstein, por ese comentario mandó descuartizar a un hombre, lo metió en una caja y lo dejó a las afueras de Miami.

Después de que fue liberada y deportada a Colombia el 6 de junio de 2004, a Griselda parecía como si se la hubiese comido la tierra. Se decía que vivía en Medellín, que tres de sus hijos habían sido asesinados por cuentas del pasado y que la mujer se había aferrado a la iglesia. Como no tenía antecedentes judiciales en Colombia, las autoridades nunca se preocuparon por saber en qué andaba. En 2012, cuando se conoció que había sido asesinada en Medellín con la misma técnica de sicarios en moto que ella inventó, el mundo volvió a recordar su historia. La llamada ‘Reina de la cocaína’, que durante décadas parecía indestructible, recibió dos impactos de bala en la cabeza cuando salía de una carnicería en el barrio Belén de la capital paisa. El mito de la ‘Madrina’ había llegado a su fin.

Esta semana se confirmó que Sofía Vergara será la protagonista de una serie de Netflix sobre su vida. Tendrá seis capítulos de 50 minutos. “Griselda Blanco era un personaje grandioso cuyas tácticas despiadadas, pero ingeniosas, le permitieron gobernar un imperio de mil millones de dólares años antes que muchos de los capos masculinos más notorios de los que tanto conocemos “, dijo Vergara en una entrevista con Variety.

*Este perfil fue publicado por SEMANA cuando se conoció de la muerte de Griselda Blanco, en el año 2012.

Originalmente publicado en4 noviembre, 2021 @ 1:39 pm

Leer mas >>>

Griselda Blanco inspira dos libros

Tras la muerte de esta narcotraficante colombiana, en septiembre del 2012, se han publicado «La Viuda Negra» y «La Patrona de Pablo Escobar».

(más…)

Originalmente publicado en13 octubre, 2020 @ 7:48 pm

Leer mas >>>

La vida y la muerte de Griselda Blanco

Por: ROBERTO POMBO |
Prólogo del libro sobre la narcotraficante más poderosa y sanguinaria, escrito por Martha Soto.
La historia empieza y termina el 3 de septiembre del año 2012, a las ocho y veinte de la noche, con un retrato del cuerpo inerte de Griselda Blanco desparramado sobre una bandeja fría en la mesa número quince de disección de la morgue de Medellín.
(más…)

Originalmente publicado en11 octubre, 2020 @ 1:50 pm

Leer mas >>>
griseldablanco

Griselda Blanco – La Dama De La Mafia

Por ETHAN BROWN Edición 25 de DONJUAN, Octubre de 2008.
La leyenda de Griselda Blanco nació en un caluroso día de primavera de 1975 cuando su jet privado tocó tierra en el aeropuerto de Bogotá después de dos horas y media de vuelo desde Miami. Una caravana de negras limosinas, manejadas por un equipo de guardaespaldas, alcanzó el avión sobre la pista y se llevó rápidamente a la mujer de 32 años por las polvorientas calles de la capital colombiana.
(más…)

Originalmente publicado en3 octubre, 2020 @ 10:56 pm

Leer mas >>>