Así cayó la viuda de «El Mexicano»

Por: CLAUDIA ROCIO VASQUEZ Redactora de EL TIEMPO  05 de junio 2000 , 12:00 a.m.
Eran las nueve de la noche del pasado viernes cuando Gladys Edilma Pimentel, la viuda del extinto narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano , se desplazaba en un Mazda 626 blindado color gris metalizado por la avenida 19 con calle 109 en el norte de Bogotá, en compañía de su hijo menor.

Dos camionetas negras que transportaban a diez de los 200 hombres de inteligencia de la Dijín que participaron durante seis meses en la operación alcanzaron el vehículo e hicieron bajar del carro a sus dos ocupantes.

Soy Claudia Guerrero León, esta es mi cédula y no creo que sea la persona que ustedes buscan, pues no tengo cuentas pendientes con la justicia . Esas fueron las palabras de la mujer al oficial de inteligencia que dirigía la persecución. Sin embargo, lucía nerviosa. Esa actitud llevó al uniformado a confirmar la autenticidad del documento y tras verificar su falsedad los trasladaron a las instalaciones de la Dijín, un fortín en el sur de la ciudad.

Los cargos Los oficiales de inteligencia ratificaron que se trataba de la viuda de El Mexicano . La misma mujer que desde hace 11 años se encontraba en la clandestinidad, que en Colombia tiene tres procesos en su contra por lavado de activos y testaferrato y cargos en Jackson Bill, en Estados Unidos, por tráfico de drogas.

Gladys Edilma Pimentel, de 37 años de edad, es conocida en su medio como La doctora Claudia . Después de la muerte de Rodríguez Gacha, se dedicó a la administración y manejo de todo su capital, organizando, según la Policía, sociedades de fachada con el fin de dar legalidad a los millones de dólares que su esposo depositó en caletas y guacas de las que sólo ella tiene conocimiento.

Dentro de los bienes incautados, la Policía decomisó un moderno helicóptero Hueys en el que, según los hombres de inteligencia, la viuda de Rodríguez Gacha se movilizaba por el país, visitando sus empresas y propiedades.

La aeronave, que está a nombre de Alfonso Ramón Rodríguez, sobrino de El Mexicano , conocido como el 28 y quien según la Policía es el segundo al mando de la organización, se encuentra en el aeropuerto de Guaymaral en un hangar privado. La Fiscalía ya dictó orden de captura contra Rodríguez.

Al igual que el helicóptero, a las autoridades les llamó la atención una casa móvil montada en una tractomula modelo 2000, usada por la viuda con frecuencia y que hoy está decomisada en una bodega en el barrio Fontibón en Bogotá.

Precisamente, la Fiscalía y la Policía iniciarán en los próximos días el proceso de extinción de dominio de 29 apartamentos, 12 casas, 18 depósitos, 32 fincas, 21 garajes, 23 lotes y más de diez parqueaderos que figuran a nombre de la viuda de El Mexicano y que hacen parte de un emporio financiero conformado, según la Policía, por más de 235 bienes inmuebles.

Durante 11 años, la viuda de Rodríguez Gacha organizó, según la Policía, un emporio con más de 70 empresas finca raíz, químicos, agroindustria, entre otros , conectadas entre sí y que funcionaban en casas y bodegas de barrios populares con simples fachadas de viviendas humildes.

El pasado viernes, la noche de su captura, la viuda de El Mexicano salía de reunirse con los 70 gerentes de las empresas más importantes que fueron allanadas luego en Bogotá y Medellín por los hombres de la Dijín. El objetivo del encuentro, convocado de modo extraordinario, lo constituyó un acuerdo de posible inversión en otros países.

Estrella Su aprehensión se produjo en desarrollo de la operación denominada Estrella , nombre del municipio en Sucre en donde El Mexicano murió en un operativo de la Policía en diciembre de 1989. Todo comenzó hace seis meses cuando 20 hombres de inteligencia de la Dijín se dedicaron a seguirle los pasos a la viuda de El Mexicano .

Este caso es una pequeña muestra de lo que la Policía puede hacer en contra del narcotráfico porque no nos importa si sus capos están vivos o muertos, los perseguiremos hasta el fin del mundo si es posible , dijo el general Rosso José Serrano, director de la Policía, al referirse a la captura.

Serrano le dio a la viuda de El Mexicano tratamiento de capo y por eso la llevó a su oficina como lo ha hecho en las aprehensiones de otros jefes de la droga. Habló con ella durante una hora. La detenida le confesó que en sus 11 años de clandestinidad dormía todos los días en una casa distinta para evadir el cerco de las autoridades.

General Serrano, tengo mucho miedo por lo que la guerrilla me pueda hacer ahora que estaré detenida y temo mucho por mi vida , le indicó. Según ella, la guerrilla la declaró objetivo militar porque su esposo, El Mexicano , apoyó en vida a los grupos de autodefensa en el Magdalena Medio. Su hijo quedó en libertad ese mismo viernes.

Incluso, relató, dejó de ver a sus padres y hermanos y hace algunos meses cuando su mamá murió no viajó a Bucaramanga para no despertar sospechas.

Además, según la viuda de El Mexicano : Compré durante todos estos años a las autoridades para frenar los procesos en mi contra .

– A cuáles autoridades compró?, le preguntó Serrano en su oficina.

– A todas, con todas traté por todos los medios de arreglar mi situación. Es más, general, si yo hablara en el país se destaparía otro proceso 8.000 .

FOTO Gladys Edilma Pimentel, de 37 años de edad, es conocida en su medio como La doctora Claudia . Después de la muerte de Rodríguez Gacha, se dedicó a la administración y manejo de todo su capital.

Javier Casella/Policía Nacional

—————————————————-

Gladys Álvarez, la viuda de Rodríguez Gacha

Gacha, Kienyke

Gladys Álvarez Pimentel también era una niña cuando conoció a Gonzalo Rodríguez Gacha, otro de los grandes capos del cartel de Medellín. De esta manera su vida tiene muchas similitudes con la de la viuda del compañero de batalla de su esposo conocido como ‘El Mexicano’. A los 14 años su vida cambió para siempre.

Se dice que su madre era una especie de celestina en Bucaramanga que conocía a muchos hombres poderosos. Así fue como su hija conoció a Rodríguez Gacha, que le llevaba unos 15 años y quien vivía en Pacho, Cundinamarca, desde donde operaba en la mafia.

Él había empezado como peón de Gilberto Molina, hombre fuerte de la zona esmeraldífera de Boyacá, pero al poco tiempo descubrió que había un negocio más rentable. Según los archivos oficiales, sus vínculos con el narcotráfico se remontan a 1976.

Gladys se enamoró de este hombre tiempo después, pero según algunas fuentes, en un principio ella no fue consciente de las actividades de Rodríguez Gacha. Cuentan que ella suele recordar que su esposo le peleaba hasta por la plata para el mercado, y que cuando Rodríguez murió en 1989 ella no conocía la magnitud de su riqueza porque la sacaron de la cocina a manejar un emporio financiero que heredó. La fortuna de su esposo llegó a calcularse en más de 1.000 millones de dólares.

El capo la había mantenido alejada de sus negocios y la protegía con su vida. Algunas anécdotas relatan que como vivía rodeada de hombres, ‘El Mexicano’ hacía que todos los hombres se dieran la vuelta cuando su mujer se iba a bañar en la piscina, porque nadie podía mirarla. Dicen además que en los momentos en que él se sentía acosado por la persecución solía recostarse en su regazo como un niño chiquito que buscaba ser protegido por su mamá.

Gladys conoció de cerca el amor de un hombre con quien tuvo tres hijos, el mismo a quien se le atribuyen las muertes de los líderes de la UP, de jueces y esmeralderos y quien, junto con Escobar, lideró la etapa más cruenta con carros bomba en la lucha contra el Estado.

Luego de que Rodríguez Gacha fue baleado cerca de Tolú desde un helicóptero empezó el momento más duro de su vida. Se dice que ella propuso entregarle al Estado 300.000 millones de pesos en bienes, pero que nunca hubo negociación. Fue condenada a seis años de prisión por testaferrato, por unas sociedades que estaban a su nombre, pero sólo estuvo dos años recluida en El Buen Pastor. Años más tarde Gladys rehizo su vida. Se casó con un abogado de la familia con el que tiene dos hijos.

Translate »